Monday, April 20, 2009

el día del planeta tierra

Ya pronto se acerca el día del planeta tierra. Me ha soprendido la gran publicidad que se le ha dado este año en Puerto Rico a este tema a través de los diferentes medios. La televisión, los periódicos, y las revistas han consistentemente sacado anuncios, artículos, y reportajes sobre la importancia de cuidar nuestro planeta. Hasta en los 'shoppers' han procurado resaltar los productos eco-amigables. Lo importante es que este mensaje masivo no se olvide al pasar el mes de abril, si no que se siga educando a todos los habitantes de esta isla y del mundo sobre el impacto que tienen nuestras acciones en el planeta y como con cositas muy sencillas día a día podemos tener un efecto positivo en nuestro ambiente.

Los padres tenemos una gran responsabilidad en enseñar a nuestros hijos a amar y respetar nuestra tierra. Hablaba yo con mi esposo hace unos días, que para nuestra generación el reciclaje ha conllevado una educación muy grande. Nosotros no crecimos reciclando. Quizás el tema del reciclaje empezó a cobrar importancia cuando eramos ya adolescentes. Sin embargo, esta generación ha nacido con esta práctica. Con un poco de esfuerzo de nuestra parte, nuestros niños verán el reciclaje tan normal como botar cualquier otra basura al zafacón. Sabrán que cosas se pueden reciclar y las sortearan en otro zafacón.

En los pasados años yo personalmente he tomado el reciclaje muy en serio. Cuando me mudé a mi complejo de vivienda no había un programa de reciclaje y toda nuestra basura iba a parar en el vertedero. Era increible la cantidad de basura que sólo mi esposo y yo generabamos. Al poco tiempo, el municipio comenzó un programa de reciclaje, y poco a poco comencé a reciclar las cosas básicas como periódicos y papeles. No sabía que había tantos materiales que se podían reciclar.

Hoy día la cantidad de basura que generamos que irá a parar en el vertedero es mínima. Yo diría que 90% de toda nuestra basura va a parar en el zafacón de reciclaje. Un ejemplo sencillo, antes si se acababa el papel de inodoro, ese cilindro de cartón sin papel lo echaba en el zafaconcito del baño. Ahora procuro llevarlo al zafacón del reciclaje. Y así por el estilo hay tantos pequeños objetos en nuestras casas que típicamente terminan en el zafacón, pero si ponemos un poco de esfuerzo inicialmente en lo que nos acostrumbramos al cambio, podríamos tener un impacto significativo en el ambiente. No sólo se reciclan las cosas grande, como las cajas de cartón, cualquier bolsita, envoltura, botella, envase, por más pequeño que sea se puede reciclar.

En un futuro retomaré el tema del reciclaje. La gran mayoría de los productos que tendrá disponible nuestra tienda son eco-amigables, incluso varios confeccionados con materiales reciclados. ¡Imagínate, puedes obtener un camión de juguete para tu niño hecho con los candungos de leche que tu reciclaste!

Wednesday, April 1, 2009

escogiendo los juguetes

Hola. Ya ha pasado más de un mes desde que llegamos de la feria de juguetes. Ha sido un mes lleno de trabajo donde hemos estado puliendo nuestro plan de negocios y de mercadeo, escogiendo nuestras líneas de productos, estableciendo contactos en la industria, creando nuestra tienda virtual, y haciendo todas las gestiones necesarias para oficialmente comenzar a operar nuestro negocio muy pronto.

Lo más divertido ha sido evaluar y escoger los juguetes y accesorios que ofreceremos a nuestros clientes. ¡Nos sentimos como si hubiesemos vuelto a ser niños! Sin embargo, esta tarea conlleva una gran responsabilidad. La seguridad y calidad de nuestros juguetes es nuestro norte. Para nosotros no es suficiente que un juguete sea educativo o creativo.

Antes de seleccionar un juguete, evaluamos la filosofía y las prácticas de sus distribuidores, suplidores, y manufactureros. Deben compartir nuestro compromiso con el bienestar, diversión y aprendizaje de nuestros niños mediante juguetes sanos libres de tóxicos u otras substancias potencialmente nocivas a la salud. También deben compartir nuestro compromiso con el ambiente mediante la utilización de materiales naturales y eco-amigables, que no sólo sean sanos para nuestros niños si no para el mundo que nos rodea.